Ricardo Rúa. Un Felipito y un Felipillo (Por Daniel Tórtora)

Posted on 12/10/2013

7


Juan José Saer cuenta en “El intérprete”, la historia de Felipillo, el quichua de lengua bífida que hace que traduce a Atahualpa, aunque en realidad lo está mandando al matadero. Atahualpa trata de explicarles a Pizarro y al cura asesino -en su lengua- su arrepentimiento y su entrega, pero Felipillo, que desea quedarse con la mujer de Atahualpa, traduce otra cosa y Atahualpa termina bajo el garrote.

Ricardo Rúa llegó al Parque Nacional Lanín de la mano del kirchnerismo y, por sus propias palabras, “a poner orden y mejorar la relación”, aunque ya desde el primer momento las relaciones con los trabajadores no fue la mejor y día a día se va deteriorando aún más.

Quién escribe esta nota tuvo la oportunidad de escucharlo en tres ocasiones. Hoy intento hacer memoria, porque de eso requiere una nota de opinión y no puedo dejar pasar aquella especie de denuncia mediática que hicimos con la Asociación Cristian González en FM FUN, tal vez dolidos por la falta de respuestas por las tierras del Camping Social y Comunitario en el municipio y viendo lo fácil que fue para Ricardo Rúa entregar a una asociación “Uno más uno”, Asociación inexistente en San Martín de los Andes, el complejo Las Taguas. Dicha Asociación “Uno más uno” no tenía ni una mínima actividad en la localidad y estaba, “Casualmente” integrada por militantes del movimiento Evita, más aún, quienes fueron a llevar el proyecto para obtener el complejo fueron dos funcionarios pertenecientes al “Evita” y el concejal Rodolfo “Toto” Manson, referente principal del “Movimiento Evita”, Pero cuál fue la respuesta del intendente del Parque a los medios sobre aquellas palabras de la Asociación Cristian González, negó absolutamente conocer a los miembros de la asociación “uno más uno”,  negó saber que eran funcionarios del gobierno municipal, negó conocer a Rodolfo Manson como concejal sino que lo conocía como padre de un compañero de su hijo, etc. etc., sin embargo, pronto comenzaron a llegar a los medios fotos de Rúa en el local partidario del PJ festejando el fin del 2012 junto a los integrantes del Movimiento Evita. No niego que me produjo cierta duda si el desconocimiento era tal o si se habría equivocado, pero pasó.

Meses después, tratando de alimentar la idea de un error en ese hecho, decidimos desde la Asociación Cristian González, llevarles una inquietud, la apertura de la tranquera del lago Machónico, una deuda del Parque Nacional Lanín con la sociedad y con San Martín de los Andes. El proyecto lo llamamos “Proyecto Felipito”, ya que Felipe (El hijo del rafa) siempre va a remar allí, pero debe saltar un alambrado para llegar al lago que debería estar abierto para todos los habitantes, entonces él nos instó a pelear por ese hermoso lugar de esparcimiento.

Rúa nos atendió amablemente, con un retrato de Cristina Fernández presidiendo la reunión, con palabras sobadas de este gobierno nacional que amplía derechos y que estamos en el momento adecuado para llevar adelante estas luchas imposibles en otros momentos. Si bien me parecieron exageradas sus palabras, creció en mí la esperanza de que en menos de que canta un gallo, casi como con la entrega de Las Taguas, el camino al Machónico se abriría como por arte de magia. Pero nada, nunca más fuimos recibidos por Rúa. Fuimos varias veces a pedir audiencias y nada, el Machónico sigue cerrado, la persecución a trabajadores del Parque continúa, la destrucción de los acuerdos de años con las comunidades mapuches retroceden, con los pudú no sabemos qué sucede.

Felipito y Felipillo en el mismo juego, uno buscando ampliar su derecho a las costas de lagos y el otro ampliando los derechos con discursos y achicándolos con hechos.

Anuncios
Posted in: Uncategorized