Prohibido remar (Nota aparecida en La voz de los Andes)

Posted on 11/29/2013

4


El domingo pasado, cinco amigos organizaron una remada en kayaks. Cuatro individuales y uno doble. Bajaron desde el puente sobre el Malleo con la idea de remar el río hasta su desembocadura y encuentro con el Aluminé. Allí aguardaban sus familias.

“No había guías. Habíamos juntado plata entre todos para alquilar un tráiler sin ploteo ni identificación comercial, justamente para no prestarnos a confusiones”, nos cuenta Gianni Manuale, reconocido trabajador de prensa de la ciudad. Lo que nos describió fue una salida de amigos para remar, sin guía a cargo ni propósito de pesca.

“A mitad de camino, un guía de pesca nos indica la prohibición de flotar el río. Nosotros solo estábamos remando y seguimos viaje. Más adelante aparece un guardafauna en moto y nos ordena salir del río.  Estábamos en plena correntada, de manera que le propusimos encontrarnos en la desembocadura. Al llegar, volvió a presentarse para insistir en que la remada estaba prohibida. Nos preguntó quién era el responsable del grupo y le aclaramos que cada uno había llevado su propia embarcación. Que lo nuestro no involucraba ninguna actividad por fuera de lo recreativo. Así y todo, dijo que de acuerdo a la ley habría correspondido multarnos y también secuestrar los kayaks”, sigue relatando Manuale.

La cosa terminó sin sanciones, ya que el guardafauna consideró que los cinco protagonistas de esta historia desconocían la legislación vigente.

Más tarde, y ofuscado por lo ocurrido, Manuale se comunicó con el director de Fauna Marcelo Haag. El funcionario le confirmó y garantizó que todo río del país es navegable. Solo en caso de realizar esta actividad de manera comercial es necesario contar con permisos y habilitaciones. No cuando el fin es estrictamente recreativo.

Para saberlo.

1x1

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized