El “Fin de ciclo” es una idea instalada desde la derecha

Posted on 10/06/2013

11


La idea de “Fin de ciclo” que va instalando, no tan erróneamente, la derecha, aunque sí con mala intención, habla en sí del -ya debatido dentro del kirchnerismo- eventual post kirchnerismo.

Los ciclos no terminan en una derrota electoral, aún cuando tenga las características del kirchnerismo basado en una figura muy fuerte. Los ciclos son mucho más largos y son, en sí, culturales, lo cual indica que las derrotas tardan en llegar (el peronismo es una muestra de ello), y el Kirchnerismo logró algo que en los 30 años de democracia ningún otro gobierno había podido –o querido- implementar, más allá de un tibio intento del alfonsinismo: un cambio cultural en las formas políticas.

Pero, como si hay algo que tengo son preguntas y pocas respuestas, la idea es interpelar, (a diestra y siniestra), con gran honestidad, sobre el post Kirchnerismo que ya está en danza, más allá de la defensa irrestricta de locuaces militantes o de elocuentes discursos contra símbolos ultra reconocidos de la derecha como Clarín o la Sociedad Rural que solo muestran una parodia de aquellos primeros años cuando era fácil militarlos.

Las PASO sin duda fueron una derrota para el kirchnerismo, más allá de lo que se quiera enmascarar. Y no sólo fue una derrota por los datos que nos entregan las urnas (que podría revertirse en un futuro), sino porque sin duda obligó a la presidenta a dar autonomía a Scioli e Insurralde luego de ellas.

Discursos militantes muestran que es una jugada más de Cristina llevándolos a quemarse en la derrota futura, pero no es así, la gente está votando contra la forma de gobernar, casi sin medir las consecuencias peligrosas que puede disparar el post Kirchnerismo cuando la jauría de intendentes bonaerenses y gobernadores (hoy controlados) tomen las riendas nuevamente.

Habrá que ver, en los próximos meses, si el giro a la derecha simbólica del gobierno (Jefe del ejército – Secretario de Seguridad (Granados), puesta en marcha de la discusión eterna de la baja de imputabilidad, gendarmes encapuchados en los barrios bonaerenses y libertad de acción a Scioli) son un hecho electoral y si la derrota pasa a ser un camino al post Kirchnerismo en la futura oposición.

Sin duda se viene una salida del modelo que duró diez años, tal vez no del modelo económico, pero la derecha sabe que no es una derrota total e irá por ella, por aplastar hasta los símbolos más entrañables que mantuvo a este gobierno en el lado del dial progresista – desarrollista. De eso sabe bien la derecha, porque además no será una derecha encaprichada por recuperar viejas prácticas sino que se hará ver moderada y para eso tiene capacidad, ya que es meticulosa, tiene experiencia. Habrá que ver que es capaz de homogeneizar el kirchnerismo puro. Tal vez el gran error del kirchnerismo fue no crear nuevos actores para no tener que jugar en el mañana cercano -de máxima- una salida ordenada y -de mínima- un desbande.

En la localidad la cosa es diferente. Juan Carlos Fernández perdió el carisma de los primeros meses cuando todos sabían que sólo él podía encabezar un kirchnerismo ganador, pero lo peor es que tampoco no asoma nada que pueda reemplazarlo en dos años más. La última elección, en San Martín de los Andes, el FpV (gobernante), peleó el cuarto lugar y disputó hasta con el Frente de Izquierda voto a voto, lo que demuestra que perdió parte de su base de votantes de hace dos años atrás. Si a esto se le suma que en menos de la mitad del gobierno perdió casi la mitad de su fundacional gabinete, el asunto es para preocuparse.

La derecha al acecho, como siempre. El día que, nuevamente, acceda al poder político en San Martín de los Andes, la culpa será, como corresponde al discurso del mal menor, de los críticos, de los no orgánicos o de los medios.

Anuncios
Posted in: Uncategorized