¿Y dónde está el Pudú? o ¿quién se haría cargo del Pudú?

Posted on 09/01/2013

4


Un hecho aparentemente intrascendente, pero que revestiría cierta gravedad institucional si se toman las cosas seriamente, ocurrió en el Parque Nacional Lanín hace muy pocos días y parecería que se quieren enterrar las pruebas.

Por lo escuchado en ciertos foros de pasillo, un Pudú habría perdido la vida bajo un hecho circunstancial pero evitable dentro del Parque nacional Lanín.

Vamos a tratar de explicar lo que pudimos averiguar.

Poniendo en contexto al Pudú

pudu 2

El bichito éste es el ciervo más pequeño del mundo y sólo existen dos especies del género. El Pudú no mide más de medio metro de altura y no supera los 10 kilos.

Es un ciervo bellísimo y único, y además están en peligro de extinción, por lo que es una especie protegida en nuestro Parque Nacional. El Pudú es un animal que vive aproximadamente 10 años. Sus depredadores naturales son el puma y algunos zorros, pero fundamentalmente el avance de la civilización sobre su territorio…, ah, y además los perros.

¿Y dónde está el Pudú?

(Parte 1)

Las malas lenguas que se desparraman por las instituciones públicas, comenzaron -durante estos días- a comentar que un Guardaparque, poseedor de un can (perro – Gua guau, etc.), algo prohibido de tener dentro del Parque Nacional por varias razones, una de esas razones es que los perros atacan a estos maravillosos animalitos, no fue acatada. El Guardaparque tenía un perro y el perro (inocente) atacó a un Pudú y lo hirió.

De ser verdad esta información, cosa que creemos, tanto en el chusmerío, como en la última fuente escuchada, el Guradaparque debería (primero no haber tenido el perro), pero en todo caso, con el hecho consumado, hacer un acta, en donde se detallaría el incidente y se dispondría del animalito para su curación e inserción, o no, en su hábitat nuevamente.

Pero no lo habría hecho.

¿Y dónde está el Pudú?   

(Parte 2)

¿Qué se habría hecho? El hermoso ciervito habría sobrevivido al ataque perruno, por lo que, Guardaparque y amiguitos, se habrían sacado unas fotos con el susodicho desgraciado animal.

El ciervo, que por lo visto no habría salido tan bien parado del ataque, murió por la noche, (lo de la noche es un dato no confirmado), hecho que aumentaría la estadística sobre la extinción del Pudú en nuestro Parque Nacional por obra y gracia de quienes lo tienen que cuidar.

Pero todo podría haber terminando ahí, ¿quién no comete un error? Se hacía una notificación o algo parecido y seguramente hubiera -o hubiese- algún castigo en forma de… bah, para que escribir de supuestos.

¿Qué hizo o hicieron, guadaparque y compañía?

Enterraron las pruebas del delito, o sea, le dieron cristiana sepultura al hermoso cérvido de 40 cm. y creyeron que ahí se terminaría la historia, pero les falló el Fujimori y la historia continuó. Se ve que algunos fanáticos amantes del trabajo consiente, miembros del Parque Lanín, no tuvieron mejor idea que levantar la perdiz y hacer llegar jerárquicamente la denuncia del hecho.

¿Cómo continuó la historia? Nadie sabe, poco se habla y lo más probable es que si esta noticia no se niega o no se hace pública, el único que padecerá la desgracia – además del Pudú- sería el perro.

Alguien se preguntará, che, tanto lio por un Pudú, y sí, sino no paguemos sueldos para proteger áreas y listo.

 

 

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized