“En la ruina hay un tesoro. Lo encuentra el que lo quiere encontrar”

Posted on 08/31/2013

0


Empezar a hablar de La Ruina no es una tarea sencilla: no es fácil trasmitir la complejidad de la sencillez, como si quisiéramos ponerle palabras a una melodía o a una sensación en la piel. Sabemos que es una novela juvenil que publica Educo y que algo inexplicable pasa cuando se atraviesan las primeras líneas que escribió en ella Rafael Urretabizkaya -en adelante “Rafa”-; son pocos los libros que te obligan a vivir estando vivas o vivos sus autores, así que celebramos la contemporaneidad de este escritor y lo interpelamos suavemente.

Por Soledad Arrieta

 

“Quetal Quetal vencida por la luz es novia del misterio. Un ruido ya nunca será un ruido. El perro rascándose las pulgas será un alerta, el gato maullando a un nuco la confirmación de un brujo cerca. Que será bien potente, porque para rivales débiles está el día, con todos sus rebusques de feria, el chiquitaje institucionalizado por gobiernos que necesitan clientes”

“Quetal Quetal vencida por la luz es novia del misterio. Un ruido ya nunca será un ruido. El perro rascándose las pulgas será un alerta, el gato maullando a un nuco la confirmación de un brujo cerca. Que será bien potente, porque para rivales débiles está el día, con todos sus rebusques de feria, el chiquitaje institucionalizado por gobiernos que necesitan clientes”

El Rafa es docente y escriba; tiene algo así como cinco décadas y seis hijas e hijos, a razón de uno cada ocho años, pero se llevan menos y nadie procrea desde la niñez. La misma cantidad de partos con los que ha colaborado equivale a los libros que publicó, aunque también hizo algunas cositas más, y acaba de nacer el séptimo. Libro, por las dudas.

 

-¿Qué es Quetal Quetal? ¿Cuál es el tesoro?

-Un lugar donde puede haber un tesoro y todo lo contrario. Más parecería que todo lo contrario, pero la posibilidad del tesoro le da cuerda a lo mejor de cada uno de los protagonistas de esta historia. Quetal Quetal es un lugar de presente fulero y futuro con sueños y por eso poderoso, y pareciera que por esto mismo es también un lugar donde quedarse a vivir.

 

-Los diálogos son muy naturales, se escuchan esas voces al leer. Esto tiene que ver no solo con el lenguaje empleado, sino también con la confluencia de formas de hablar diversas, que dan origen, precisamente, a la frecuente cultura de esta zona. Pareciera que fueran diálogos transcriptos, queda claro que hubo mucha observación/escucha previa. ¿Cómo fue ese proceso?

-Es algo de escuchar. Creo que es Walsh es  quien dice que la literatura es “un comentario de la vida”. A mí que soy un escritor bastante rústico me va muy cómoda esa respuesta. Bastante natural. Viví muchos años en Quetal Quetal, diecisiete. De todas maneras “la ruina” no está piloteada por la nostalgia, es una historia que tal vez todavía no pasó pero eso es pura casualidad.

 

-¿Cómo es la coexistencia especular de las culturas mapuce y wigka en la novela, teniendo en cuenta los prejuicios comunes –que también se reflejan en el texto-?

-Pasa que el lazo que une a los protagonistas/amigos no es étnico; es la amistad, la esperanza, el amor y también es de clase. La clase de gente que quiere lo mejor para otros y para ellos, en ese orden. Qué es una cantidad de gente mayoría absoluta.

(Parte de una nota salida en 8300)

en este link podés leerla completa

http://www.8300.com.ar/2013/08/27/en-la-ruina-hay-un-tesoro-lo-encuentra-el-que-lo-quiere-encontrar/

Anuncios
Posted in: Uncategorized