una carta por la laica

Posted on 07/04/2013

2


Carta abierta al intendente de un país ¿laico?

04 Jul 2013 | Horacio Matarasso dirigió a una nota formal JCF, a días la de la próxima celebración de la independencia patria. Incluye un pedido infrecuente y ofrecido a la polémica, una propuesta constructiva para pensar.

1x1

Sr. Intendente
de San Martín de los Andes
Prof. Juan Carlos Fernández

Me dirijo a Ud. en vistas a la celebración del próximo 9 de Julio a fin de intentar hacer un aporte para la construcción de un San Martín de la gente, inclusivo e integrador. En función de eso es que le hago saber que muchos ciudadanos que no somos creyentes nos sentimos profundamente discriminados cuando se le da la palabra a algún sacerdote o representante de alguna religión. Y siendo nuestro país un estado laico, sugiero, con toda humildad, mantener los actos y los edificios públicos libres de imágenes y discursos religiosos acorde a nuestra constitución nacional. El pedido se funda en el derecho a la igualdad, al tratamiento igualitario ante el estado y la no discriminación de tipo religioso. En consciencia del estado de libertad en que vivimos, no habrá impedimento alguno para que los creyentes realicen las prácticas que deseen mientras no ofendan el orden y la moral pública.

Conscientes que los constituyentes de 1853 adoptaron la forma de una república laica y le quitaron a la religión católica el carácter oficial impuesto desde la colonización, invitar a sacerdotes de cualquier credo o exhibir símbolos religiosos en actos públicos importa otorgarle al Estado un carácter confesional, o al menos de simpatía hacia alguna fracción, lo cual atenta contra el derecho a la igualdad y la libertad de culto. La existencia de imágenes religiosas en edificios públicos, símbolo que no es representativo de la patria como la bandera o el escudo, atenta contra el derecho de quienes profesan una religión diferente o que no profesan ninguna, comprometiendo la neutralidad que debe mantener el Estado.

Dado que en algunos actos de su gestión ha hablado un representante de alguna religión, 59 años después de que el presidente Juan Domingo Perón desterrara los símbolos religiosos de los espacios públicos, 6 años después de que el capellán Cristian von Wernich ironizara sobre la presencia de la cruz cristiana sobre las cabezas de los jueces que lo condenaron a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad, y 3 años después de la ovación a la ministra Carmen Argibay por proponer sacar los crucifijos de las salas de audiencias del Ministerio de Justicia, considero que toda figura representativa de las religiones es causal de un “trato parcial y discriminatorio” hacia ateos, agnósticos y creyentes de cultos distintos a los expuestos. El Estado laico incluye gente que puede tener todas las religiones o ninguna (libertad de culto), y tener un sacerdote en un acto público o un símbolo religioso condiciona y nos lleva a tiempos a los que la ciudadanía no desea regresar.

Augurándole el mejor de los éxitos en su gestión, e intentando hacer un aporte constructivo para nuestra ciudad, lo saludo muy cordialmente,

Horacio Matarasso

Anuncios
Posted in: Uncategorized