Sudestada N° 120 “Seguir viviendo sin Spinetta”

Posted on 07/03/2013

0


spinetta

Poesía, melodías y universos paridos por la fértil imaginación de un artista que dejó su huella. De Almendra a Pescado Rabioso, pasando por Spinetta Jade y su marca jazzera, caminan tras su huella sus compañeros y amigos, peregrinos también en ese viaje rumbo a la identidad musical de varias generaciones.

¿Cómo desandar la huella artística de un músico inabarcable? ¿Por qué camino salir a buscar los ecos de una obra que resuena hasta nuestros días? ¿Con qué palabras describir los laberintos sonoros y las letras que van y vienen entre la filosofía, el surrealismo, lo existencialista y los sentidos en su estado de máxima pureza? Tarea difícil si las hay. Por eso, tomamos la decisión de arremangarnos y salir a buscar a sus bandas eternas, a aquellos músicos y artistas que lo acompañaron a lo largo de toda su vida y de su obra. Porque en ese horizonte de bandas intentamos rastrear los géneros musicales por los que indagó, en esos devenires eclécticos, pero a la vez tan pulidos, ensayados y profundizados. Tan Spinetteanos. A más de un año de su desaparición física, buscamos hacer un dossier que lo identifique y recorra sus múltiples aristas. Y así llegamos a Rodolfo García, compañero de Almendra, la primera banda del Flaco, pero además una de las precursoras del entonces incipiente rock nacional. Y en esa relación fraternal y musical que supieron urdir, el destino quiso que con García formara un trío que resultó ser, además, su última banda. Pero el Flaco siempre fue un buscador, donde el final del camino no aparecía nunca, simplemente porque su objetivo, incluso trabajando en un proyecto, estaba abierto a lo nuevo, al cambio, a buscar otra cosa. A eso que Rodolfo caracterizó como “su ética musical”: una forma de ver al artista en constante estado de creación y de cambio. Así fue que, tras las baladas de Almendra, Spinetta se fue a crear otro universo. Pensó en un trío potente, donde desarrollar un rock más pesado y contestatario de la mano de Pescado Rabioso. Y ahí apareció Bocón Frascino, bajista de esa banda, para dar cuenta de la etapa donde el Flaco intentó cambiar “las formas musicales”.

http://www.youtube.com/watch?v=lMRRK5K5TwI

En Pescado Rabioso el viaje fue tan corto como productivo, tan fugaz como misterioso. Un viaje de apenas dos años, que dejó una huella imborrable en su carrera. Y los recorridos caprichosos nos vuelven al jazz; un estilo que es parte del tejido que va atravesando su obra entera, la sostiene y la envuelve, y por eso las nuevas generaciones reversionan e improvisan sobre la base de sus melodías, aun las más antiguas. De ello da cuenta uno de los músicos, Diego Schissi, que pese a no haber tocado junto a Luis, interpreta muchas de sus creaciones sobre el escenario.

 

(la nota completa en Sudestada N° 120)

Anuncios
Posted in: Uncategorized