Los medios opositores (enviado como comentario a La Grieta Online), vale la pena leerlo

Posted on 05/10/2013

2


http://www.diarioregistrado.com/sociedad/74001-como-acusar-al-gobierno.html

Por dónde empezar a hablar de los medios opositores. Su mecánica: si el gobierno no reconoce un problema, los medios opositores lo acusan de negador. No importa que el problema a reconocer lo elijan ellos, y muchas veces lo inventen, ni que cuando no lo inventan son parte activa de ese problema. Bien. Pero si el gobierno reconoce ese problema, entonces lo acusan de haberse hecho el idiota y de paso gozan con ese reconocimiento: “viste, yo te lo venía diciendo y vos no me escuchabas, ahora me tenés que escuchar porque sos un idiota al que si no le avisan las cosas, no se entera”. Además el gobierno en ese caso, para los medios opositores, demuestra su debilidad cuando no reconoce el problema. Pero ahora también demuestra debilidad al tener que reconocerlo.

Si el gobierno además de reconocer el problema toma una medida para solucionarlo, entonces lo acusan de tomar medidas apresuradas. No importa que toda medida que se toma por un hecho acaecido tiene la urgencia de quien quiere encontrar una solución. Tampoco importa la obviedad de que nadie se pone a solucionar algo que no considera un problema. Y más:

Si el gobierno no demuestra preocupación por un tema, eso denota su ceguera, su incapacidad, su inacción. Pero si el gobierno se muestra preocupado por ese tema, eso es señal de lo mal que están las cosas.

Si los funcionarios no quieren responder sobre el tema que los medios imponen, es porque no saben, no les importa y quieren lo peor para el país. Pero si los funcionarios responder sobre el caso, lo hacen porque ya no les quedaba otra salida.

Si el gobierno toma una medida de corte popular, los medios opositores lo acusan de buscar votos, de comprar a “la gente” con beneficios materiales. Pero si el gobierno no toma una medida de corte popular, lo acusan de derechoso que no se ocupa de “el pueblo” a quien mata de hambre.

Si el gobierno toma una medida que favorece a sectores medios y altos, los medios opositores lo acusan de mentiroso, de decir que gobierna para el pueblo cuando en realidad gobierna para una franja acomodada.

Si el gobierno toma una medida que desfavorece a los sectores medios, lo acusan de chavista, castrista y montonero.

Si el gobierno toma una medida que favorece a la industria, los medios opositores denuncian que esa es una señal clara de que la industria está tan mal que hace falta ayudarla.

Si el gobierno no toma medidas a favor de la industria, lo acusan de mantener al país en un esquema de primarización de la economía: un país agro-ganadero.

Si el gobierno toma una medida a favor del agro, lo acusan de haber sumido al agro en tal miseria que ahora no le queda otra salida que darle una mano, y además dirán que esta medida esconde una derrota porque según ellos el gobierno odia a “el campo”.

Si el gobierno no aumenta los salarios del Estado, los medios opositores lo acusan de ajustarle el cinturón a los trabajadores, y de paso deducirán que eso es por los graves problemas en sus cuentas fiscales.

Si el gobierno aumenta los salarios del Estado, dirán que eso desnuda la tremenda inflación en la que el gobierno nos viene hundiendo.

Si el gobierno pone plata y genera obras para reactivar la economía e incentivar el consumo, los medios opositores dirán que lo hacen por la desesperación que tiene al ver que se cae la economía y que no hay inversiones privadas.

Si el gobierno toma medidas para incentivar la inversión privada, los medios opositores lo acusarán que monetarista y de estar desesperado por la falta de inversiones.

Si el gobierno paga las deudas que generaron otros gobiernos, lo acusan de que teniendo un discurso de izquierda, paga como si fuera de derecha, y además lo acusan de tirar la plata sometiéndose a los malos organismos internacionales.

Si el gobierno no paga la deuda, o discute para pagar lo menos posible, lo acusan de quedarse aislado del mundo y de manejarse con un izquierdismo absurdo que lo lleva a la soberbia de pelearse con los buenos organismos internacionales.
Si el gobierno no echa a algún funcionario que para los medios es un corrupto, lo acusan de soberbio, ineficiente, y de estar lleno de funcionarios corruptos.

Si el gobierno echa algún funcionario por corrupto, para los medios opositores eso demuestra que el gobierno está lleno de corruptos que son echados cuando al gobierno –corrupto- no le queda otra.

Si el gobierno no echa a un funcionario que los medios etiquetaron como ineficiente, acusan al gobierno de soberbio, de ineficiente, de terco y de paso: corrupto.

Si el gobierno echa a un funcionario por ineficiente, los medios dirán que fue echado porque era eficiente y quería hacer las cosas bien, y por eso lo echó este gobierno ineficiente y corrupto.

Si la jefa del gobierno se muestra enérgica o enojada, los medios opositores la acusan de intolerante, soberbia y confrontativa.

Si la jefa del gobierno se muestra afable y tranquila, los medios opositores la acusan de hipócrita y cínica por mostrar una falsa tranquilidad y simpatía para esconder que es intolerante, soberbia y confrontativa.

Si la jefa del gobierno confronta con la oposición, la critica y expone sus diferencias, los medios opositores la acusan de instigar al odio, a la confrontación y a la división de la sociedad.

Si la jefa de gobierno se acerca a la oposición, la convoca, e intenta llegar a algún acuerdo con ella para facilitar la gestión; los medios opositores la acusan de usar a los opositores, de querer cooptarlos, y de intentar comprarlos con algún pacto espurio.

La lista la puede continuar usted y es interminable.

Yo ya me cansé de pensar en ellos. Los medios opositores no sirven para nada. Y no es una manera de decir: no informan, no analizan, no dan noticias, no esclarecen, no investigan, no nos hacen mejores, no nos abren los ojos, no nos alimentan intelectualmente, no alumbran sobre ninguna cosa. Oscilan entre la estupidez y lo macabro. Y será preferible en estos días quedarnos con su costado de estupidez y reírnos un poco de todo esto.

Anuncios
Posted in: Uncategorized