10 de mayo de 1993. Un día cómo hoy nos quedábamos sin trenes

Posted on 05/10/2013

0


Un día como hoy, veinte años atrás, nuestro país perdía la casi totalidad de los servicios interurbanos de pasajeros en una medida cuyo elevado costo económico fue ínfimo en relación al incalculable costo social.

tren 2

 

La privatización tiene su historia

 

En nuestro país, lo que fue en un momento “El tren para todos” hoy es algunos ramales citadinos y pura chatarra en el interior. La determinación del gobierno de Carlos Menem fue el tiro de gracia para un proyecto privatizador que llegaba de la mano del consenso de Washignton que en su parte económica decía que los países comprometidos financieramente debían achicar al mínimo el Estado.   

La historia del sistema ferroviario en Argentina comienza en 1857, año en el que se inaugura la primera red ferroviaria del país. 10 Km de vías desde el centro hacia el oeste de Bs As.

En 1914 la red ferroviaria llegaba a contar con 47.000 km de vías. El capital era francés e inglés lo que permitió explotar no sólo el recurso económico ferroviario sino otros recursos adyacentes que tenían a su disposición.

Recién en 1946, bajo el primer gobierno de Juan domingo Perón, se nacionalizan los ferrocarriles: Ferrocarriles Argentinos.  De los más de 50 000 km de vías un total de 40 000 eran inutilizables. Perón compró bienes que incluían más de 20000 propiedades ferroviarias. Esto permitió el desarrollo y crecimiento de diferentes pueblos y ciudades, que entraban en comunicación con gran parte del país.

Así Perón reivindicaba a Scalabrini Ortiz.

La revolución libertadora y luego Frondizi terminaban por meter al país en FMI, consiguiendo así los préstamos usurarios que hundirían a la Nación y la pondrían al servicio del nuevo amo, los EEUU.   

En 1961 se puso en marcha el Plan Larkin, pero muna larga huelga encabezada por mujeres detuvieron la puesta en marcha del plan de desguace, sin embargo no detuvieron los despidos masivos.

El Plan fue retomado por las siguientes dictaduras (Onganía y Videla) y se levantaron muchos Km de vías y se hicieron miles de Km de rutas, el auge automotriz reemplazaría al ferrocarril.

En 1976 con Martínez de Hoz a la cabeza de la economía comenzó a fragmentar el sistema ferroviario dejando primero desguazado al norte argentino con un plan siniestro que consistíaen congelar los salarios de los trabajadores, anular los subsidios de las exportaciones, y darle el beneficio a los bancos privados de controlar y emitir todo tipo de crédito. Por aquél entonces, Martínez de Hoz decía: “Achicar el Estado es agrandar la nación”. Ante esta situación, las instalaciones ferroviarias se encontraban con la mitad de su sistema en un estado deplorable y miles empleados del sector eran despedidos.

                                                                                                      

1983 Una esperanza que no fue

Terminaba la peor dictadura de la historia argentina y llegaba la democracia con Raúl Alfonsín como presidente de la Nación. A partir de 1984 la inflación se comía los salarios, el trabajador ganaba un 35% más por mes y la inflación era del 600% anual. Alfonsín busca dar un golpe de timón cambiando al Ministro de Economía. Juan Sorrouille reemplazaba a Grinspun. El cambio fue muy bueno, pero duró sólo dos años y en 1986 nuevamente cae nuevamente la economía.

Para entonces, Terragno (Ministro de obras y Servicios Públicos), realizó un intento de privatizar los ferrocarriles, pero la oposición de los empleados lo detuvo.

1988 es un año durísimo para el gobierno de Alfonsín. Se retrasa en el pago de la deuda externa, la pobreza aumenta un 25%, se pone en marcha el Plan Primavera pero dura menos que un pétalo al caer y el dólar se dispara. Alfonsín decide adelantar siete meses las elecciones. Así se muere la esperanza de volver a tener un tren para todos.

Con la llegada del Gobierno de Carlos Menem, llega el Consenso al país comandados por el FMI, el Banco Mundial y la Reserva Federal de EEUU.

Menem busca una fecha sensible para el pueblo argentino, el 17 de agosto para sancionar la ley 23 696 que establecemedidas neoliberales y la reducción del Estado a su mínima expresión. Las mismas incluían la privatización de los ferrocarriles. Todavía retumban las palabras de Menem: “Ramal que para ramal que cierra” el 3 de mayo de 1993 se dan de baja miles de Km de ferrocarril en este país y lo que quedaba estaba en manos de empresas privadas subsidiadas. Uno de los socios de Carlos Menem en esta aventura privatizadora primero y entregadora a la mafia de la burocracia sindical y Secretario General del gremio José Pedraza después, entregó por resolución 1560  la cesión a la Unión Ferroviaria la concesión de la línea General Belgrano.  En 1999, tras el decreto 1037, se entregaría 250 millones de dólares para el perfeccionamiento del llamado Belgrano Cargas SA, pero nunca se hizo efectivo. Esta sociedad llevó a la total destrucción del servicio, abandonando talleres y saqueándolos, a tal punto que se encontraron vagones y maquinaria en Brasil y Chile.  

Anuncios
Posted in: Uncategorized
Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: