A seis años del asesinato de un maestro

Posted on 04/04/2013

4


Matar a un trabajador es casi una costumbre en nuestro país. La dictadura militar se encargó de hacer carne ese precepto,  trabajador que lucha es la presa preferida de los aparatos represivos, lo triste es que con 30 años de democracia ningún gobierncarloso desmanteló ese aparato, por supuesto porque siempre le sirvió para cuando las papas queman, aunque eso le cueste cada tanto un dolor de cabeza. Desde el advenimiento de la democracia, no hay gobiernos provinciales y nacionales que no se hayan cargado trabajadores/as en su haber.

Pero el asesinato de Carlos Fuentealba fue distinto, fue absolutamente preparado, ya se venía avivando la llama desde hacía unos días y se venía sopesando el apoyo a la represión en la sociedad, fundamentalmente en la región turística.

El asesinato de Carlos Fuentealba fue distinto porque se lo asesinó a mansalva, sin muestra de la más mínima vergüenza, cuando Carlos iba en la parte trasera de un coche, indefenso, retirándose del lugar.

Pero la orden era cargarse a un maestro y los policías no podían entender que ellos se fueran de la ruta, los maestros les arruinaban el convite del gobernador, ellos venían preparados para una furiosa represión, que igualmente se dio, ya que el asesinato de Carlos dejó en segundo plano la persecución y golpiza a otros maestros/as que no sabían para donde correr.

El asesinato de Carlos Fuentealba fue distinto porque era un maestro, y no porque ser maestro es mejor que ser albañil o peluquero, sino porque un maestro enseña siempre, cuando sale, cuando está en la escuela, cuando lucha, y es por eso se retiraban del lugar pacíficamente, porque sabían que las condiciones para manifestarse no estaban dadas y había que mostrar cordura, y la policía del gobernador Sobisch no entiende de cordura, mucho menos de no cumplir la tarea asignada, por eso lo mataron, lo asesinaron, porque era un maestro y su forma de luchar no era la que las fuerzas represivas comprenden.

Hoy se cumplen seis años de aquel asesinato y ATEN convoca a una marcha para recordar a Carlos Fuentealba, un maestro.

Anuncios
Posted in: Uncategorized