Hablamos con el “Tero” y “Gareca” (hermanos de Ángel Ismael Castillo): “Para los Guardafaunas son más importante los ciervos de las estancias que un ser humano”

Posted on 04/03/2013

5


Una caminata por los barrios linderos al Cerro Cuuruhuinca nos basta para conocer a “Puente” (Ángel Ismael Castillo”), hablamos con varios vecinos y vecinas que lo conocían desde chico. Luego nos acercamos a la casa de su hermano, donde se encontraban varios familiares, y esto nos relataron.

Él trabajaba en el Municipio, era recolector de basura, y es verdad que le gustaba ir a cazar, somos nacidos acá y la gente antes iba a cazar o a pescar como algo natural, para comer, no para poner la cabeza de un ciervo como un trofeo. Para los pobres, para los trabajadores comunes todo está prohibido.

Ellos andaban por el Collón Cura, frente al Cerrito Piñón y cuando salían para la ruta 49 los interceptaron los guardafaunas y la camioneta del amigo de mi hermano se quedó allí. Él ya denunció que lo golpearon, le rompieron una costilla. Todo esto se produce a la madrugada, mi hermano con “Cachete” se tiraron por las cortaderas hasta el río, nosotros fuimos hasta allí, fuimos mi hermano y yo, el sobrino y un amigo. Yo no conocía por ahí, fuimos hasta el puente que lo rompieron para que nadie más pase por allí. Mi hermano y “Cachete” se separaron. Mi hermano siguió. Nosotros vimos del otro lado del río huellas de una persona con un perro. Donde lo encontraron a mi hermano muerto el agua te llegaba a las rodillas. Él siguió río arriba, entonces nosotros pensamos que se había ido a lo de algún puestero amigo y como se nos hizo tarde, nos quedamos tranquilos y nos volvimos. Pero nos llamaba la atención que no se comunicaba con nadie.

castillo

Entonces el miércoles salimos denuevo, con Cachete y el hijo y nosotros, salimos a las seis y a las ocho ya estábamos ahí, teníamos fe porque sabíamos que caminando son dos o tres días desde allí. A orillas del río había buena señal, por eso dudábamos y pensamos que algo más había pasado. Volvimos a buscar huellas, las encontramos como seis Km. más abajo, pero las perdíamos hacia orillas del río.

Ahí nos encontramos con el puestero y nos dijo que hasta ahí no había llegado, que le parecía raro porque mi hermano conocía la zona mejor que él. El puestero nos aconsejó que no subiéramos porque estaba el patrón y nos dijo que cruzáramos el río en la parte baja. Del otro lado encontramos a una señora con una camioneta con una lancha y enseguida agarró la radio de la camioneta y “Cachete” que conoce de andar por esos lugares nos dice que rajemos que ahora nos caen los de Cerro Piñón, y nos aconseja que nos metamos en el monte. A los cinco minutos llega una camioneta, y “Cachete” nos dice que pisemos sobre matas y no dejar huellas, y al rato ya había tres camionetas y gente caminando por la ruta. En ese tramo vimos más cien ciervos y chanchos jabalíes.

Por otro lado, los puesteros y gente de ahí nos dice que era mentira que no estaba la policía rural, hubo mucho movimiento. El de la Kangoo denunció que la policía rural lo molió a palos.  Ellos cuidan los ciervos de las estancias. Todos ya sabemos que los ciervos son salvajes, no tienen dueño, por eso cuando hay un accidente el ciervo no es de nadie, ahora tocás uno y vas preso. Los de fauna dijeron que los rurales no estuvieron, pero ellos están todos comunicados. A “Puente” (Ángel Ismael Castillo) lo acosaron los Guardafaunas y gente de la estancia obligándolo a cruzar varias veces el río

Al otro día, un balsero que estaba mosqueando y es amigo nuestro (Mario Zúñiga) que además, por ser amigo lo buscaba con más intensidad, lo encontró y como nosotros estábamos todos en la misma frecuencia por si se encontraba a alguien y escuchamos cuando le avisaba a la policía. El cuerpo estaba en el medio del río, pero recién lo pudieron sacar al otro día. Tenía la mochila puesta, el arma estaba en la mochila sin cargar y estaban todas las balas y el cargador vacío.

A simple vista no tenía ninguna herida ni de bala ni de cuchillo, murió con el celular en la mano, se ve que hasta último momento intentó llamar a alguien.

La autopsia se la hicieron y yo la leí pero uno no está preparado para leer esas cosas. Lo que entendí decía que no aseguraba que hubiese muerto por un paro cardíaco. Y recalca mucho que estaba descartado que no murió ahogado.

Tanto los guardafaunas como la Policía Rural son empleados paralelos de los estancieros, están para cuidar que no se le pierda nada a los estancieros, jamás defienden a la gente, porque después pueden entrar a pescar y a cazar sin problemas.

Uno, por ciertas cosas, no se mete en el tema, pero cuando te pasa algo te das cuenta cómo funciona la justicia.

 

 

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized