¿Qué hay detrás de las tomas y de otros hechos muy llamativos?

Posted on 03/29/2013

27


El argumento central de esta nota es intentar comprender qué sucede en San Martín de los Andes -políticamente hablando-. Leyendo y escuchando a casi todos los medios de información que, sin duda, operan junto a sus intereses cercanos sobre los hechos que fueron desarrollándose durante los últimos días y que, aún pareciendo aislados, llevan un hilo conductor que es el de desgastar al gobierno del Acuerdo Político, tuvimos la necesidad de reflexionar sobre lo que está aconteciendo por debajo de la aguas no tan tranquilas del Lacar.

 

Sin duda nada pasa porque sí. En los últimos días ocurrieron cuatro hechos importantes para una ciudad pequeña como San Martín de los Andes, y que son hechos de trascendencia que a veces pasan de largo en la capacidad de asimilar información del ciudadano común, pero que van mellando su actitud frente a la realidad política que lo circunda.

Las tomas, el “procedimiento” de secuestro de material en ANSES, el tema de Los Coirones y el robo en el regimiento, no se pueden leer como hechos no relacionados. Claro que si uno los mira como hechos en sí, poco o nada tienen que ver uno con otro, pero si uno le echa una ojeada política al asunto empieza a ver que la ofensiva opositora al Acuerdo Político se puso en marcha a todo vapor.

Alguien preguntará, ¿pero cómo, la gente de las tomas no necesita una vivienda?, sin duda que sí, y sin duda el Acuerdo Político, -por sus actores, por sus formas y por sus alianzas con las organizaciones sociales-, es al que más le interesa la solución a esta problemática, más allá de una cierta incapacidad para resolverla por motivos obvios.

 

Vamos por parte

A ver, demos un pantallaza a la situación. El Acuerdo Político llegó al gobierno con una amplia alianza que no sólo era de carácter partidaria, sino que incluía gremios, organizaciones sociales y el sector que sumó con Salvador Vellido a la Secretaría de Turismo. Esta amplitud le permitió ganar, pero lo debilita ante una disputa interna de intereses sectoriales e ideológicos que a veces entra en tensión. La oposición, exclusivamente parada a su derecha, recibió en un año dos regalos políticos, el alejamiento temprano de Julio Obeid y las sucesivas divisiones y enconos en los partidos que integraban el Acuerdo Político, sin contar el caso Aigo que roza al Intendente por su relación familiar y que la oposición no se perdió una oportunidad para desgastar por ahí. Si se quiere, la participación de Julio Obeid en el acto a un año del asesinato del policía, también debe leerse en esa dirección.

Hoy, el gobierno del Acuerdo Político, está atajando penales e intentando destrabar y desenmascarar cada triquiñuela de la oposición. La minoría absoluta en el Concejo Deliberante no lo deja avanzar y lo empantana a veces en la chiquita y aún, en las más serias como la denuncia de Ana Amborgi hacia Julio Obeid por el tema de “Los Coirones”, pasa absolutamente desapercibido para la prensa que se deleita con el contrapunto mediático entre ambos concejales, mechado con debates delirantes con Alberto Bruno.

 

Entonces   

Entonces aparecen todos estos hechos, algunos sorpresivos, pero sin duda preparados para golpear juntos. De repente nos enteramos del robo en el Regimiento de material de mejoramiento habitacional (Dios nos libre si eso pasa dentro del Ejército, no vayamos a la guerra con Linchestein, por favor), también sabemos que no fue ayer sino hace unos cuantos días, pero nos enteramos justo ahora, en plena toma. Pero por otro lado habría que preguntarle al ejecutivo por dicha desprolijidad, como por ejemplo por ¿qué en el Regimiento?, ¿por qué se tarda tanto en informar la recepción de este material de donación?, ya que sino se da lugar a la interpretación que hacen algunos medios, ¿entonces? A veces no sólo hay que ser -decía mi tía abuela-, sino también parecer.

Entonces también el allanamiento en el ANSES -con un nombre más homeopático-, pero allanamiento al fin, donde se secuestra material del ANSES y donde todo lleva a pensar que es contra Guillermo Carnaghi el otro frente de tormenta que presenta la oposición. Un tema que, como ya dijimos, roza lo personal, golpea en el riñón del ejecutivo, que sin recursos económicos ni negociados inmobiliarios para resolver problemas urgentes queda a merced de buitres y caranchos que se frotan las manos.

Además, con una interna en puerta, ahí nomás, a fin de año, en el que se medirán el sector encabezado por Juan Carlos Fernández y Guillermo Carnagh, y en donde se encolumna las organizaciones kirchneristas como La Cámpora, La inexistente La Kolina, La Jauretche y el extendido y juvenil Movimiento Evita, frente a “La casa del terror” -como los llamara uno de sus integrantes-, y en el que participarán muchos intereses más que los que buscan conducir el PJ. Tanto para el Acuerdo como para la oposición, por acá pasa la madre de las batallas, y fronteras afuera del PJ se está trabajando para que haya un triunfo aplastante del PJ disidente.

 

La Toma

Cuando hay una necesidad… ya sabemos. Y a quién le cabe la duda que la vivienda en nuestra ciudad es una necesidad. No llama la atención entonces que existieran tomas, lo que a este medio le llama la atención es que, por ejemplo, los sectores políticos históricos contra estos hechos hoy se sienten consustanciados con dichos padecimientos de estos vecinos.

Una de los ejes más fuertes del entramado político provincial es la entrega de vivienda y la posibilidad del conseguir trabajo público, obviamente previa afiliación, pleitesía absoluta, militancia rentada etc.

Y este gobierno, sin reconocer errores por los que se ofusca al marcárseles, con algunos pifies y algunos personajes dudosos por su inoperancia, viene intentando cierto halo de transparencia institucional, fundamentalmente con la vivienda, algo que resulta absurdo para los que construyeron su vida política al margen de esta virtud. Ya sabemos que no hay político sin sapo en la garganta o muerto en el placard.

Esta toma nace en un momento donde el caldo de cultivo es adecuado para corroer al acuerdo político: sin presupuesto, con voces pasillezcas que pronostican su caída antes de fin de año, con un sector del gremio municipal pasado a la oposición política y con el caso Aigo flotando sobre su cabeza.

Cómo leer todo esto   

Fácil pero difícil. De acá en más todo lo que suceda, causado políticamente o no, será utilizado por uno u otro, lo urgente de la toma pierde lo genuino ante la utilización política, la debilidad de fuerza de este gobierno lo pone a la defensiva instintivamente, la cercanía a la interna obliga a ver todo difusamente. La connivencia de algunos medios de comunicación con sectores fuertes de poder, confunden la subjetividad con servilismo

Para leer estos momentos habrá que leer holísticamente y razonar individualmente porque se vienen tiempos duros.

Anuncios
Posted in: Uncategorized