Alberto Bruno tiró un debate al ruedo

Posted on 03/22/2013

3


Más allá de quién ganó el debate o quién salió favorecido, no quedó duda que Ana Ambrogi, por primera vez, más allá de su final encendido, estuvo contundente, clara, precisa. Alberto Bruno fue a jugar a una cancha que no conoce: el trabajo social. Nadie puede negarle que camina los barrios, pero eso no significa que sea trabajo social, sin embargo, la concejal Ana Ambrogi, más allá de no ser una militante barrial, desde sus orígenes en la política (hace muchos años) ha trabajado con esas realidades y en pos de ellas. Alberto Bruno quiso llevarla a un callejón sin salida, pero le faltó consistencia a su argumento. Analizar una causa sin una consecuencia, es como un quinelero sin teléfono, no tiene sentido, por lo tanto, su intento de querer hacer patinar a la concejal fue hacia abajo en un tobogán de 150 metros de largo. Y si la Concejal Ana Amborgi hubiese continuado a la ofensiva, podría haber quedado todo patas para arribas para Alberto Bruno. Sería bueno, ahora que se tiró ese debate, tomar las palabras de la concejal que se preguntó con justa razón, por qué en San Martín de los Andes, donde están todas las fuerzas policiales, gendarmería, el ejército y somos apenas 30000 habitantes, entra tanta droga. Ahí hay que apuntar, no a los pibes de 16 años, que obvio, no está bien que se droguen o vendan.

Preguntarle, justamente a Ana, que se le pueden criticar algunas cosas, si ella está de acuerdo de que una mujer joven, madre de chicos, venda drogas, es como preguntarle a Alberto Bruno si él cree que un militar puede violar mujeres y vender sus hijos, es tan tonta la pregunta como la respuesta que se puede dar, más si se pide que se responda por no o por sí. Por eso la respuesta fue contundente. Porque Alberto Bruno quiso tenderle un trampa que solo puede funcionar (y seguro funcionó) en la cabeza de los simplificadores de las problemáticas sociales.

Así como el jueves, frente a los maestros y alumnos del EPET le fue bien poniendo en conflicto las contradicciones del acuerdo político, en esta le fue mal, porque la verdad es que Ana Ambrogi siempre ha trabajado (les guste o no a mucha gente) en pos de los niños y adolescentes.

Tal vez haya un error político en el concejal que no le permite medir la distancia del tiro. El PJ que se opone a FPV no tiene líderes. Alberto Bruno puede, y quiere (creemos), ser su aglutinador, pero no por eso tiene que hacer cosas infantiles como esta.

Anuncios
Posted in: Uncategorized