Una charla en Buenos Aires con la diputada nacional (UCR) Linda Yague

Posted on 03/04/2013

0


Desde la primera vez que hablamos con Linda Yague, cuando aún no era diputada sino candidata a Intendente de San Martín de los Andes y ni nos imaginábamos que llegaría a ser diputada nacional, advertimos que estábamos frente a un político atípico, sin la suspicacia de la rosca enferma, y hasta con cierta frescura que raya con la ingenuidad tan castigada por la “política” tradicional.  Esto, a pesar de su diputación nacional, la ha dejado al margen de la posibilidad de inmiscuirse en los sitios reservados para los trepadores de la política y, más de una vez, la ha puesto en contradicción con sus propios pares por seguir la línea que marca, más el sentido común, que el político partidocrático.

linda en el copngreso

Es sabido que la UCR ha tenido en sus filas grandes demócratas, aunque desde el 2001 en adelante es un partido con grandes dificultades para hallar referentes fuertes, con una división interna en donde las pasadas de facturas son un clásico y los pocos que hacen pie a nivel nacional, patinan al poco de andar. Sin embargo, la diputada Linda Yague, sin dejar de mantener el rasgo conservador (tradicionalista) del partido centenario, supera en modestia, antipartidocratisismo (si existiese la palabra) y mirada amplia, aunque no compleja de la política nacional y local, a muchos que la ven como un ave de paso, sin vuelo y con el estigma de sacar, cuando no le parece, los pies del plato.

Linda fue parte, como muchos otros honestos políticos locales, del recordado gobierno de Juan Carlos Fontanive. Luego, situaciones personales la alejaron de las lides políticas hasta que fue convocada para acompañar la boleta que llevaba al Pechi Quiroga y a Benítez a la diputación nacional, con nula posibilidad hasta que la “suerte” y una rara acumulación de circunstancias políticas, la llevaron al lugar que hoy ocupa.

La última que vez que conversé con ella fue en Buenos Aires. Ya pasó un año de su desembarco en la legislatura nacional, por ende ya ha ganado enemigos dentro y fuera de su partido y dentro y fuera de San Martín de los Andes, la mayoría más por celos o envidias que por posturas ideológicas. Recuerdo que le pregunté por qué no quería ir a los medios de comunicación, por qué no informaba lo que hacía, por qué no hacía ningún tipo de campaña para que, al menos, la gente de su ciudad supiera lo que estaba haciendo. “Porque no”, -me respondió-, “hay que hacer y nada más, eso es lo que espera la gente de sus representantes, el fin no justifica los medios, el que la gente te vote o no, puede estar sustentado en lo que aparentás o en lo que sos, yo nací en San Martín de los Andes, la gente sabe quién soy, qué más puedo decirles por un medio, yo no voy a hacer demagogia con la gente que voy a ver todos los días, voy a seguir apoyando desde mi lugar a quien crea que hace las cosas bien y haciendo lo que se espera de mí, que trabaje por Neuquén y no me mande la parte, el rol de un diputado nacional de una oposición que está en minoría, es el de trabajar callado, denunciar los atropellos que hace este gobierno que va por todo sin importarle mucho lo que piensa la oposición, presentar proyectos posibles desde esta situación de minoría y, en mi caso, no olvidarme que soy diputada neuquina, que me debo a la provincia y fundamentalmente no olvidarme de mi origen, de lo que representa la UCR para la democracia, de lo que el pueblo de San Martín de los Andes espera de un representante de su ciudad y no hay mucho más, todo lo demás es bla bla bla, fijate que tratan de mostrarme como una diputada que jamás habló en el recinto, yo grabaría las tonterías que se dicen ahí, las diputas por nada, o mejor dicho por nada que le sirva al pueblo y, en definitiva, la discusión con un gobierno que sólo se escucha a sí mismo y poco le importa la oposición, parado en una irrealidad, en el pasado. La consigna es dar la imagen de la diputada que no trabaja, yo no me voy a prestar al circo que quieren mostrar, nosotros trabajamos en equipo y hacemos todo lo que se puede desde el lugar que nos tocó, respetamos al ciudadano y pronto vamos a enviar un informe de gestión, pero que ni sueñen que vamos a hacer una banca mediática. Ahora, eso tampoco significa ingenuidad, hay que resignificar la política, hay que ponerla en valor moral y el mejor modo es trabajando, cumpliendo con lo que se dice que se va a hacer, el país no está bien, la delincuencia no es una sensación más allá de lo que expresen los medios de comunicación, la inflación tampoco.”

En medio de la charla, frente al Congreso pasan las columnas de micros con ferroviarios que comenzaron un paro de actividades dejando a la mitad de los trabajadores sin trenes a media tarde.

La charla fue muy amplia, habló también del gobierno local, dijo que había que dejarlo gobernar, marcarle donde se equivoca pero dejarlo gobernar, habló de Pechi Quiroga y dijo que era un político con gestión y eso la gente lo ve, por eso lo vota, es el único que puede gobernar la provincia porque lo ha demostrado en Neuquén Capital.     

Linda y yo nos saludamos, nos prometemos vernos en San Martín de los Andes, ella se va para el Congreso yo para la terminal de Liniers.

Anuncios
Posted in: Uncategorized