Pensando “Una convocatoria contundente en Plaza San Martín y en todo el país”

Posted on 09/14/2012

4


En primer término es importante leer que alrededor de 800 personas en Plaza San Martín y muchísimas más en todo el país, manifestándose en contra del gobierno nacional, es un dato de la realidad incuestionable. Es importante también entender que el malestar no es general, aunque sí hay un pequeño resquemor en la sociedad por algunas medidas que ha tomado el gobierno nacional y que inoportunan a ciertos sectores medios y medios altos (seguramente algunos pobres habrá habido en la marcha pero no era la generalidad). También es necesario ver algunas actitudes de la Presidenta, más allá de las medidas económicas y políticas que produce escozor en los sectores liberales y que podría habérselas ahorrado, sin embargo, todavía, no se vislumbra que la manifestación nacional produzca un cambio de rumbo o de paradigma como fue el camino hacia el lo que sucedió en el 2001, por la gran cantidad de demandas tan diferentes y en algunos casos contradictorias entre sí.

De un lado hay un modelo (que puede no gustar), del otro no hay nada. Y que esto no se vea como una falta de respeto a la gran manifestación, sino que sólo escuchando a los manifestantes, gente común que estuvo en la plaza y que muchos son vecinos conocidos, todos coincidían en decir: “no queremos más de esto”, “no bancamos esto otro”, “no nos gusta que tal cosa”, etc.,  pero no se escuchó a nadie que diga el proyecto es este. Y eso mismo se vio en la última elección donde Dhualde y Alfonsín pasaron vergüenza y no llegaron al 12%, donde Carrió y Proyecto Sur desaparecieron, donde la izquierda festejó con Chapagne el 1,2% y donde el que salvó las papas fue Binner que pisó el 19%.

Qué significa esto, que hay un paso dado hacia adelante por un sector social del país que está “harto” de ciertas decisiones y formas -sobre todo- formas del gobierno nacional, y que el Gobierno lo va a leer, pero que lo va a dejar andar. No es el primero ni será el último, ya sucedió con el caso Blumberg, con la 125, etc., pero a los hechos me remito, diferentes reclamos, algunos contradictorios entre sí, poca propuesta, algunas justificadas, otras muy reales, otras sumamente reaccionarias, pero con eso no alcanza para que un gobierno cambie de rumbo.

Anuncios
Posted in: Uncategorized