La Ruta Provincial 50. una ruta que se cayó del mapa.

Posted on 07/14/2012

4


Una ruta se cayó de los mapas por obra y gracia de acuerdos provinciales con las Estancias lindantes

La Ruta provincial 50 vendría a ser para los neuquinos como la Ruta 66 de la película “CARS” aunque con los típicos ingredientes criollos.

La Ruta Provincial 50 es hoy menos que una calle de tierra de una barriada humilde de Buenos Aires, aunque con unos paisajes inimaginables para aquellos que tuvieron la suerte de atravesar una parte.

Esta ruta, une (o unía) La ruta 40 con la 237 y era una de las formas más rápidas de llegar a Junín de los Andes.

Sin embargo, en la década del 90 la ruta fue abandonada por la provincia, dejando a esta en manos de los estancieros que negocian sus cotos de caza, haciéndola imposible de transitar para un coche común. A esto hay que agregarle tres tranqueras que se han puesto para intimidar al visitante desprevenido, aunque los dueños de las estancias dicen que siempre están abiertas y que quien quiere pasar puede hacerlo sin ninguna prohibición.

Un diputado de la oposición (Rodolfo Canini), elevó un pedido a Vialidad Provincial para que solucione el problema de esta ruta que ahorra 147 km a quienes quieren llegar a Junín de los Andes.

El diputado provincial sostuvo que “además de no estar transitable, de no estar señalizada, está alambrada y con tranqueras”.El Estado deja en manos de estanciero lo que debiera controlar y administrar el gobierno. La acción de este inescrupuloso estanciero no es menos mala que la inacción del Estado”

Muchas preguntas surgen de esta actitud del Estado Provincial:

¿Por qué Vialidad no se ocupa de arreglar y señalizar la ruta?

¿Por qué no figura más la Ruta 50 en los nuevos trazados de los mapas ni en la página oficial?

¿Por qué se abandonó el pueblo de Sañicó, dejándolo sin luz, sin gas, sin agua potable, con la clara intención de que sea abandonado por sus habitantes que ya prácticamente no existe?

Cuántas preguntas surgen.

Para los que no conocen la región, la Ruta 50 nace en la 237 y corcovea a través de un paisaje bellísimo completado por una fauna digna de Hemigway (ciervos, pumas, Choiques, etc.) que las estancias toman como propios y, como tal, son los únicos beneficiarios del negocio de la caza. Atravesar la ruta requiere de camionetas 4 X 4 o motocicletas potentes.

Por la zona se ve siempre cazadores, en su mayoría extranjeros que pagan a precio de reyes una pieza (trofeos), piezas que en su mayoría son ciervos colorados.

Entonces la ecuación cierra. Estancias que venden cotos de caza, una ruta que molesta, millones de pesos sin ningún tipo de control fiscal, amigos del poder que van a cazar, etc. muestra cómo funciona este negocio en la provincia de Neuquén.

Anuncios
Posted in: Uncategorized