Una síntesis para saber qué sucede con el Mínimo No Imponible, las asignaciones familiares y asignación Universal por hijo

Posted on 07/04/2012

0


Varios temas de índole económico resultan imperiosos seguirlos para entender que la crisis mundial ya no sólo roza a nuestro país (que sí salió indemne del primer golpe “el de las hipotecas”) sino que lo golpea. El temor de que durante los buenos años no se hizo lo correcto, o lo necesario empieza a calar en los discursos de los últimos meses.

Respecto del Impuesto a las ganancias, la controversia se da con la 4ª categoría, impuesto que afecta a los asalariados registrados, donde hay dos posturas.

Una es el que sostiene que el salario de los trabajadores en relación de dependencia no es una ganancia, y por lo tanto que no debe existir el tributo en sí mismo: (CTA). La otra es el reclamo de un sector grande de la CGT que pide que se eleve el mínimo no imponible.

 

El impacto de la inflación de los últimos años y de la suba de los salarios de los trabajadores en relación de dependencia, se escapó como hacía mucho tiempo no sucedía. Hoy, las luchas por salario intentan, sin éxito, competir con ese aumento inflacionario que nadie desmiente. La capacidad de compra de los trabajadores ha caído términos reales.

 

Esto llevará a los trabajadores a presionar por sus reclamos. El gobierno puede tomar la decisión de eliminar la aplicación del tributo a los trabajadores en relación de dependencia o aumentar el Mínimo no Imponible del Impuesto a las Ganancias y ajuste el tope mediante el cual los trabajadores cobran las asignaciones familiares. Desde abril de 2011 no se actualiza “ganancias”, cuando se sabe que el costo de vida se come al salario, y aunque el salario crezca menos que el costo de vida, crece, entonces cada mes son más los trabajadores que abonan ganancias. Hoy pagan ganancias los trabajadores solteros que están por arriba de $5800 y los casados después de $8000. Un trabajador que hace horas extras y supera con eso los $6000, su trabajo extra se lo lleva la Administración Federal de Ingresos Públicos.

 

Sin embargo esto no es lo que preocupa sino que parecería que se entra en una crisis prolongada. A pesar de las medidas que fue tomando, como la del dólar, la fuga de capitales está a la orden del día. No es casual ver nuevamente fábricas que cierran. Lo que está sucediendo en la provincia de Buenos Aires es un reflejo del país. Si no se modifica al menos un poco la situación, las reivindicaciones salariales comenzarán a dar batalla en la calle. Tal vez una situación propicia e ideal para sectores que buscan desgastar a un gobierno que mantiene gran apoyo popular.

 

Otro dato es que la asignación por hijo lleva más de un año sin modificación (y no hay nada en el horizonte)

Sin contar que la inflación hace que el trabajador gane más y la asignación valor, ya que porcentualmente se reduce con los meses.

 

Esto tiene una consecuencia extraña: frente a aumentos de sueldos, los trabajadores pueden perder más de lo que ganan, por dos razones: dejan de percibir las asignaciones familiares (no solo la de hijo, sino de nacimiento, prenatal, etc.), y a su vez tributan más al fisco en concepto de Impuesto a las ganancias por el bajo importe del Mínimo No Imponible.

 

 

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized