Charla con Eduardo Guillermo Buamscha. Testigo en el caso de La Escuelita. “En Bahía Blanca si me torturaron con picana, pero en realidad, comparado con lo que vi, yo estaba regalado.”

Posted on 06/23/2012

2


Con Eduardo Buamscha veníamos posponiendo esta nota desde antes del comienzo de los juicios de “La Escuelita”. Diputado Provincial desde 1973 hasta el Golpe de Estado de 1976, Eduardo nos cuenta aquellos años en donde Latinoamérica era un laboratorio en el cual EEUU mostraba su poder.

La Grieta: Eduardo, contanos eta etapa de los juicios a los represores de La Escuelita.

Eduardo Buamscha: La primera etapa fue como testigo del caso Carlos Kristensen, compañero con quien estuvimos presos en dos cárceles diferentes y de paso dentro de todo ese interrogatorio también el caso de Javier Seminario y Nano Balbo. Salí de testigo porque yo los vi torturados, las condiciones en que llegaron a la cárcel, especialmente Seminario, que sabía que lo iban a matar. Eso fue como testigo de lo que no me van a volver a llamar más por esta cuestión. Ahora falta que vaya a declarar por mi situación en la Escuelita de Bahía Blanca.

Qué pasó conmigo: En Neuquén me suben a un avión donde ya había varias personas que no vi porque estaba con los ojos vendados, ahí me llevan a la Escuelita -cerca de un mes-, me devuelven a la U 9, en Rawson, donde regreso con cuatro personas, dos no conocía, Raúl González que era el presidente del comité y yo. Eso lo tengo que declarar en este tramo, que sería La Escuelita 3.

La Grieta: ¿Ustedes estaban en cárceles comunes, o separados entre sí? 

EB: A partir de los años 70, donde muchos de los presos comunes que estaban mezclados con presos políticos, terminaron haciéndose guerrilleros, cambiándose hacia el peronismo hizo que se nos separara de cualquier otro preso. Estaba prohibido para ellos tener algún contacto con presos políticos. En la única vez que tuve algún contacto fue en Devoto, que había uno sólo en la celda donde eran seis u ocho, que era un poco el que contaba lo que pasaba adentro de la celda esta, (el  alcahuete) de hecho, después lo reconoció. Fue el único caso. Hay un hecho interesante, nosotros salíamos a un patio que daba a otro pabellón y nos tiraban “caramelos” los papelitos diciendo estamos con ustedes, queremos escapar y bla bla, en realidad no dábamos mucha pelota porque sabíamos que no había posibilidad de escaparse de allí.

 

La Grieta: ¿Cómo fue tu deambular por las cárceles de la dictadura?

EB: Donde fui por primera vez fue a la U9, de ahí al Campo de Concentración, volvi a la U9, después fui a parar a Rawson -más o menos siete u ocho meses- y después de ahí a Devoto. Por último fui a parar un par de días en Coordinación Federal, saliendo ya del país.

 

La Grieta: ¿Te torturaron?

EB: En Neuquén me interrogan en la Policía Federal, Gugliarmineti, con otro más que se hacía pasar por estudiante en la universidad..

En Bahía Blanca si me torturaron con picana, después también estuvo la tortura de otro tipo, te tenían tirado en el piso, encadenado, atado, con frio (estamos hablando en julio). Pero en realidad comparado con lo que vi, yo estaba regalado.

Yo salí en la primer lista de opciones en julio del 77 con Hipólito Solari Irigoyen . El caso mío fue rarísimo, yo estuve como tres o cuatro meses esperando la salida y no salía. La mayoría de la lista de salida, en quince días hicieron los documentos y salieron y a mí me tuvieron hasta el 5 de julio que me fui a México .

La Grieta: ¿En México seguiste militando?

EB: En México nos juntábamos con exiliados. Estuve cerca de gente conocida de acá. de hecho yo estaba en la colonia argentina, del grupo del Alto Valle y Neuquén, que había de todo, gente que hoy sigue estando en México.

Pero actividad política solamente se dio cuando la guerra con Chile, también se dio una gran discusión con Las Malvinas y contra la contraofensiva de Montoneros, ya que la mayoría estaba en contra, Puygros era uno de los que promocionaba la contraofensiva junto a Firmenich, Bonasso estaba en el grupo nuestro.

La Grieta: ¿Cómo fue en Neuquén la lucha?

En Neuquén y en El Valle jamás hubo actos de terrorismo con bombas. Los secotres armados de izquierda no actuaron en se sentido..En cambio si la derecha hizo tres atentados con bombas. Después se supo que fueron Guglianmineti, Cáceres. El hecho en Bariloche, la casa que ahora es del juez Ariel Asuad, que era diputado en Rio Negro en la misma época que yo, a esa casa la volaron Ardanaz y Cáceres. También al diario Rio Negro lo tirotearon  y ahí estuvo metido Cáceres y Guglianmineti. Después le pusieron una bomba a la librería de Marta… (Libracos). Eso se supo pero nunca se comprobó. Y el último en el Juzgado Federal, el juez era el padre del Chango Arias, quien fue concejal acá por el Frente Grande, su padre era diputado, casi matan a la hermana menor, una bomba que voló toda una pared. Fueron los únicos atentados que hubieron en la región. Eso es curioso hubo muchos muertos  pero no hubo actos de guerrilla.

La Grieta: ¿Y regresaste…?

EB: En el 84 volví por primera vez, porque mi viejo estaba enfermo, estuve un mes y me volví a ir. En el 89 regresé definitivamente. En México trabaje los siete años, cinco estuve vendiendo libros. Cuando estaba en condiciones de volverme, me llama un amigo de California,  entonces voy para tener una experiencia por seis meses. Me gasté lo que tenia pero terminé quedándome casi cuatro años. Me vine y conseguí trabajo en Junín de los Andes y me quedé. Recién en el 2000 me instalé en SMA.

La Grieta: ¿En México viviste el proceso de Nicaragua, te enganchaste?

EB: Yo no fui a Nicaragua, estuve tratando ir porque quería ver el nacimiento de la revolución, saber cómo era, ya estaba anotado, se iba a través de una organización, no podías ir por tu cuenta. Cuando se hace la reunión para salir, era ya. Se iba a Costa Rica a esperar que entraran los nicaragüenses primero y después íbamos a entrar nosotros, había familias, mujeres, era gente que quería colaborar con eso. Ponen una condición los grupos armados, después de la experiencia de Nicaragua se vuelva al territorio, eso fue una bronca general de toda la gente. Yo personalmente nunca fui combatiente, qué iba a venir a hacer, me aseguraron cuando me fui que si me agarraban no quedaba vivo, había una ley no sé si puesta por los militares, si regresaba tenía cárcel de cuatro a ocho años, era una locura, entonces no fui .Algunos aceptaron ir pero después no volvieron al territorio que era lo que tendrían que haber hecho yo.

La Grieta: ¿Volviste a militar, estás haciendo algo?

En estos últimos años, me había alejado de la política, no tenía sentido en la época de Menem, me entusiasme con el Frente Grande de Chacho Álvarez. Paso el tiempo y con K volví a creer en el peronismo (siempre fui peronista). Acá, en SMA, me junté con gente que coincidimos polítícamente y ahora estoy trabajando en una organización: “La Jauretche”, que apoya a este gobierno.

Anuncios
Posted in: Uncategorized