Una noche en el Concejo

Posted on 06/20/2012

4


Hay que caminar por el Concejo Deliberante para sentir lo que se respira ahí dentro. Todo quiere parecer normal, una plenaria por acá, una reunión por allá, una Carta Documento que flota en el aire y un desfile de periodistas que cuchichean entre sí, que rondamos como buitres por los bloques, a los secretarios que no saben nada, los concejales que no quieren dar un paso en falso.

El Presidente del Concejo Deliberante: Julio Obeid ha puesto otra vez pimienta a la política chiquita en la que la interna que se avecina parece cubrir la atención de muchos.

En un paseo veloz por el Concejo, el Movimiento Popular Neuquino, después de la plenaria en donde pareciera que se dijeron de todo Julio Obeid y los otros integrantes del Acuerdo Político, ha decidido llamarse a silencio y dejar correr el agua. A Evaristo González no lo vimos, pero se supone –por las características del Concejal-, que dejará fluir este episodio para tomar partido, (si lo toma). Alberto Bruno, que no necesita que hagan nada para ser noticia, tiene otra servida. Asegura que es el único que buscó castigar a Julio Obeid por el caso de la pelea con Carnaghi, que nada lo une a él, pero que en este caso Julio tiene razón y no se lo puede destituir porque el reglamento interno del Concejo (reglamento viejo), indica que el Presidente del Concejo Deliberante debe ser del partido que gobierna o de la alianza que gobierna, y Julio Obeid renunció al Frente para la Victoria, una entidad que no existe en San Martín de los Andes, pero no al PJ que es el partido que gobierna, ya que no existe una Alianza formal, sino un nombre de fantasía que se llama “Acuerdo Político” y por eso cada partido posee su nombre como partido. O sea, Alberto Bruno apoya a Julio Obeid en su decisión de quedarse con la presidencia del Concejo Deliberante.

Por otro lado, Ana Ambroggi (UNE) y parte del Acuerdo Político, dice exactamente lo contrario, que la Presidencia del Concejo Deliberante debe estar en manos de alguien afín y de confianza del ejecutivo y tanto Julio Obeid como Juan Carlos Fernández han manifestado públicamente desconfianza mutua.

Igualmente, afuera, el mundo sigue andando. Lanata se hace un paseíto por San Martín de los Andes para buscar escrachar al gobierno nacional y quedar bien con sus nuevos empleadores (El grupo Clarín), muchos medios contagian a muchas personas que creen que Lanata vino a San Martín de los Andes por una cruzada moral, Poblete anda suelto por ahí sin que la mayoría que se espanta por lo de Obeid no dice nada de eso. La provincia reconoce los millones que perdió a través del IADEP.

Pero nosotros tenemos que volver al Concejo Deliberante y dar la opinión que creemos es nuestra mirada. Y es esta: Si El concejal Julio Obeid y el ejecutivo han hecho público su falta de confianza, hay que interpretar bien el espíritu del reglamento. No puede ser presidente, más allá de cualquier norma legal, un concejal al que se le desconfía y que además pesa sobre él una denuncia en la fiscalía, más allá de cualquier legalidad, porque la política se hace de cara a la gente y no en una probeta jurídica.

 

Anuncios
Posted in: Uncategorized